domingo, 28 de junio de 2015

Yolanda y yo

El pasado domingo día, de los padres, pasé la noche compartiendo con uno de mis hijos y un grupo de amigos. Hubo canto y como casi siempre me acomodan como intelectual, me buscaron para entonar canciones de Serrat, Sabina, Silvio y Pablo, aunque si me hubieran puesto una de la Charanga Habanera u otra agrupación popular también lo hubiera hecho, pero al final la victima de mi desafino fue” Yolanda” de Pablo Milanés.
Desde mis tiempos de estudiante era como una obsesión (mía y de algunos más), tener una novia con ese nombre, pero nunca se dio. Recuerdo que conocí una chica muy graciosa, delgada de pelo negro que se sabía todas las canciones de Jackson Five, pero tenía un defecto: apellidaba igual que yo y saqué cuentas que si nos casábamos y teníamos hijos sus apellidos me recordarían las aborrecidas raíces cuadradas.
Después en mi largo transitar por la vida no he hallado ninguna mujer con ese nombre y así le contaba hace poco a una conocida de Brasil quien me confesó que llevaba ese nombre gracias a aquella canción que muchos en su país piensan que fue compuesta por Chico Buarque y no por el querido Pablo. Poco después nuestra conversación fue truncada por la presencia de otra cuyo nombre comienza con la dichosa Y, pero que sigue con una amalgama de letras sin lógica combinación que casi nunca recuerdo bien.

Creo que ya no ando buscando “Yolandas”, ni abundan por estos lares, pero si me detengo en lo que esté haciendo cuando escucho esa canción, para una vez más emocionarme al compás de...por eso a veces sé que necesito, tu mano, eternamente tu mano...

No hay comentarios:

Publicar un comentario